La Bocina

En Semana Santa y siempre: ¡Somos más!

27 marzo, 2018

Estamos en Semana Santa, tema de conversación desde hace semanas en nuestro país, especialmente de aquellos residentes en centros urbanos. Muchos esperan estos días para escapar de la ciudad y pasar un tiempo de descanso alejados de la rutina. Otros ven la oportunidad para entregarse plenamente a las fiestas religiosas y asistir con  familia y amigos a las celebraciones cristianas, al tiempo que disfrutan nuestras calles, que de alguna manera especial se desahogan con la salida de gran parte de los ciudadanos.

Para los habitantes de Santo Domingo, una de las más icónicas ciudades del caribe, “quedarse en la ciudad” invita a disfrutar de sus calles y aceras, sin la contaminación visual y auditiva de todos los días. Aprovechemos el tiempo y espacio para soñar con nuestro rol como parte de la comunidad donde vivimos y frente a las amenazas del crecimiento poblacional de las que no podremos escapar sin un plan mayor.

Crecemos a pasos de gigante.   En el 1586 Santo Domingo contaba con 6,000 habitantes. La población se triplicó en 344 años, y para el 1930  éramos 18,600 habitantes. En el Censo del 2010, la población de la ciudad de Santo Domingo alcanzó los 3,3 millones, creciendo 178.5 veces en 80 años. Para ese año solo el Distrito Nacional, la demarcación administrativa de la ciudad de Santo Domingo, en sus 91 km2 contaba con 965,040 habitantes(10,604 hab/km2)  y 1.1 millones de personas componían su población flotante, implicando esto aproximadamente 21,600 personas por km2.

Para el año 2030, se proyecta que el área metropolitana de Santo Domingo y los municipios dependientes albergarán aproximadamente 4,5 millones de habitantes. de los cuales 1.1 millones habitará en el Distrito Nacional.  La población flotante en el 2030 dependerá de la planificación y ejecución de programas por parte de las autoridades para hacer los municipios aledaños menos dependientes del Distrito Nacional. Mejor no estimar y conservar las esperanzas.

Frente a este crecimiento, muchas ciudades han abrazado el reto de convertirse en ciudades inteligentes para combatir las tendencias del crecimiento poblacional, colocando la movilidad urbana como uno de sus pilares. La República Dominicana no cuenta con leyes que puedan enfrentar los actuales y futuros problemas, tales como la densidad, la falta de espacios verdes y parques públicos, falta de capacidad de nuestros sistemas de alcantarillado, el manejo de desechos, la carencia  de estacionamientos públicos y privados, y sobre todo, la congestión vial que afecta no sólo las principales vías del centro, sino también las calles secundarias y la periferia de la ciudad de Santo Domingo. Progresivamente esto se irá extendiendo a otras ciudades del país.

Mientras nuestra autoridades definen su respuesta a la falta de instituciones,  se ponen de acuerdo para desarrollar acciones encaminadas al cumplimiento de las leyes, elaboran un plan país y nuestros sistemas educativos se reforman para que podamos ser capaces de,  en 12 años, formar ciudadanos educados y conscientes de su responsabilidad, aquellos que nos consideramos parte de nuestra ciudad, somos más.

Somos más y desde nuestros diferentes roles, peatones, conductores, la academia, el sector privado (las pymes, las no pymes), la iglesia, y todos aquellos que tienen usufructo de los espacios,  necesitamos comprometernos para salvar nuestra ciudad. Somos más los que podemos hacer un ejército con la decisión de no cruzar en rojo, de mantenernos en el centro del carril sin pisar la raya del siguiente, los que permitimos que los peatones crucen por la línea de cebra, los que no ocupamos las aceras con nuestros vehículos, los que estacionamos adecuadamente, los peatones que solo usamos El paso de cebra, los que no tomamos pasajeros en las esquinas cuando cambia la luz de rojo a verde.

Somos más aquellos que no tenemos un taller de vehículos o un mercado en las aceras, los que cedemos el paso, los que doblamos solo en el carril que corresponde sin hacer un “corte pastelito”o triangular,  los que construimos clínicas, edificios, colegios con suficientes estacionamientos, los que educamos a nuestros clientes para que se estacionen correctamente, los que no tocan bocina, etc.

Somos más los que necesitamos nuestra salud mental y recuperar nuestro tiempo, los que queremos comprometernos por una movilidad urbana sostenible para nosotros y nuestra descendencia. ¡Somos más!


Comentarios


Conecta con el tránsito y visualiza como RD Fluye.
Firma el Manisfiesto Ciudadano Empresa

Total firmas: 348



RSS Combustibles

Twitter Feed

Nos parece muy preocupante la publicación del @ElDia_do "Tránsito se revela como el principal problema de SD". Hace 2 años el #IDMEV2016 demostró que este era el mayor disgusto de los ciudadanos de SD.
¡Aún no hemos avanzado! Ver Informe: https://t.co/yZ7ZJgwEyh

¡Necesitamos comprometernos para salvar nuestra ciudad! Somos más los que podemos hacer un ejército con la decisión de no cruzar en rojo, los que permitimos que los peatones crucen por la línea de cebra... ¡Únete y se parte del cambio en https://t.co/VVXRkOO44Q!

@rdfluye @INTRANT_RD @Agoramallrd Esperamos que los peatones finalmente entiendan que estás medidas serán por su bien. Después de todo, lograr una movilidad sostenible es un compromiso de todos. #ConmigoRDfluye

Ver más...